Blog

Últimas entradas del blog

El Sérum Facial. Para qué sirve y cómo utilizarlo

El sérum es un producto que está en un buen momento, todas las firmas de cosmética tienen el sérum en sus líneas de productos y cualquier experto en cosmética recomendará su utilización. Pero…¿Sabemos de qué se trata exactamente? En este artículo te explicamos para qué sirve este cosmético y cómo incorporarlo en tu rutina de belleza.

Muchas veces intimida su elevado precio, pero cuando entiendas sus beneficios y cómo usarlo, verás que el precio está bien justificado y te sentirás obligada a utilizarlo.

Índice de contenido:

Qué es el sérum facial

El sérum es un producto para el cuidado de la piel que se aplica después de la limpieza, pero antes de hidratarla, con la intención de proporcionar ingredientes activos en las capas más profundas de la piel. El sérum es ideal para esta tarea porque gracias a que su formulación, que está hecha con moléculas más pequeñas, penetra en profundidad a la epidermis.

Además, gracias a su textura ligera y no grasa, contiene una gran concentración de principios activos, por lo que nutren en profundidad la piel. Se suele presentar en forma de gel, fluido o emulsión. No engrasa y es de rápida absorción.

No hay una edad que determine exactamente cuándo debemos usarlo, a partir de los 26 años sería ideal, pero para edades más tempranas tienes hidratantes que ayudan a reforzar el cuidado del rostro diario.

Si uso el sérum ¿Puedo prescindir de la crema?

La respuesta es no. El sérum no sustituye a la crema facial, sino que la complementa y también refuerza sus efectos.

La principal diferencia es que los sérums tienen función nutritiva y reparación profunda de la piel, mientras que las cremas tienen función hidratante y actúa sobre las capas superficiales de la piel. Por tanto, a pesar que el sérum contenga propiedades hidratantes, se absorbe rápido y no protegerá como las cremas, que gracias a su textura más grasa crean una barrera que impide que la humedad de la piel se evapore. Si sustituyes el sérum por la crema, a tu piel le faltará hidratación.

Además, el sérum no contiene SPF, por lo tanto nuestra piel no estaría protegida frente a los rayos del sol.

Cómo elegir el sérum adecuado

La respuesta depende de tu objetivo. Al igual que las cremas, hay muchos tipos diferentes de sérums, y tanto los ingredientes activos como la textura pueden proporcionar diferentes funciones y beneficios, como anti-arrugas, anti-manchas, anti-acné, revitalizante, hidratante, nutritivo, o efecto lifting.

Hay que elegir un sérum adecuado para tu tipo de piel. Los sueros formulados en una base de agua tienden a ser muy adecuados para la piel grasa y aquellos con una textura más rica, o formulados con aceites, tienden a funcionar bien para aquellos con piel seca. También hay sérums para todo tipo de piel.

El sérum y la crema van muy ligados, y debes tener en cuenta que no todos los sérums son aptos para todas las cremas, ya que hay ingredientes que si se combinan pierden su efectividad o incluso pueden generar algún problema. Por ejemplo, no es recomendable combinar vitamina C (anti-oxidante) con retinol (anti-edad), ya que ambos funcionan bien con niveles de PH distintos. Por eso es recomendable usar sérums de la misma marca y línea que la crema, la mayoría de marcas disponen del sérum asociado a la crema y están fabricadas para funcionar conjuntamente a la perfección.

Cómo usar el sérum facial en tu rutina de belleza

La aplicación precisa del suero es vital para su efectividad. Hay muchas formas diferentes de aplicar el sérum, depende de la formulación del mismo. Por tanto, aunque aquí te enseñemos una rutina general válida para la mayoría de los casos, recuerda que en ningún caso debes dejar de leer las instrucciones del fabricante.

Previamente a aplicar el sérum hay que limpiar y tonificar tu piel. Una vez tengas el rostro limpio y seco, pon dos o tres gotas de producto en la palma de la mano y aplicar el sérum en el rostro. Si sientes una sensación de hormigueo cuando aplicas el sérum, no te preocupes, es señal de que los ingredientes activos están llegando a la piel. Por último, cuando el sérum esté bien absorbido por la piel, sigue con la crema.

Se puede aplicar una o dos veces al día, aunque si sólo la aplicas una vez, recomendamos que sea por la noche.

La principal precaución que debes tener es en no hacer un uso excesivo de este producto. Como los sérums son súper potentes, más no siempre es mejor. Los ingredientes pueden irritar la piel.

¿Te resultó útil esta entrada de blog?
Publicado en: Cosmética