Blog

Últimas entradas del blog

El iluminador. Tipos y cómo usarlos

El iluminador es una herramienta indispensable para los que nos dedicamos al mundo del maquillaje. Como su nombre indica, sirve para dar toques de luz en distintos puntos del rostro. Consigue un mejor aspecto, realza los rasgos y aporta una mirada de ensueño. Si todavía no lo utilizas en el maquillaje, te aseguro que una vez lo pruebes y aprendas a usarlo se convertirá en tu fiel aliado.

Índice de contenido:

Corrector VS Iluminador

El corrector sirve para corregir imperfecciones, tapar ojeras, manchas o rojeces. En cambio el iluminador sirve para resaltar y dar vida a nuestro rostro. Además, no tiene suficiente cobertura para disimular una mancha o un granito. Cada uno tiene su función y hay que usarlos correctamente. En pocas palabras, el corrector tapa y el iluminador realza.

Dónde aplicar el iluminador

El iluminador se puede aplicar en los pómulos, arco de la ceja, zona de la ojera, lagrimal, barbilla, centro de la frente y puedes también dar un toque en el tabique nasal. Depende de la zona que queramos resaltar, lo aplicaremos o no. Por ejemplo, si la nariz es grande, no conviene aplicar el iluminador ya que realzas esa zona.

¿Antes o después del maquillaje?

El iluminador se puede aplicar antes, después o mezclado con el fondo de maquillaje.

  • Antes: aplicando el iluminador antes del maquillaje puedes ahorrarte poner la base de maquillaje, ya que lograrías mejorar el aspecto de tu rostro.
  • Después: Para dar los últimos toques de luz en tu look.
  • Mezclado: Es un truco infalible, solo tienes que mezclar un poco de iluminador con tu base. Pero también puede arruinar tu maquillaje si te excedes, tu piel podría aparentar sudada.

Tipos de iluminador

  • Iluminador en lápiz: suele tener una mayor cobertura. Aplica una pequeña cantidad y difumina con la yema de los dedos. 
  • Iluminador fluido: son más sutiles y se puede usar antes, después o puedes mezclarlo junto con tu base de maquillaje. Aplícalo por todo el rostro para conseguir una tez radiante. ¡Adiós a la cara de agotamiento!
  • Iluminador en polvo: Exclusivamente se usa cuando el maquillaje esté terminado. En especial,  se aplica en la zona alta del pómulo una vez puesto el rubor. Se aplica con una brocha.

Trucos con el iluminador

  • Si en el contorno de los ojos tienes bolsas, jamás lo apliques encima, el resultado sería espantoso y parecerá que tienes más. Aplícalo alrededor a toques y difuminando muy bien.
  • Puedes engrosar los labios aplicando un poquito en la línea del arco de cupido. Da volumen y tus labios se verán de infarto.
  • Si no tienes tiempo, solo con aplicar un poco de iluminador en el contorno de los ojos, lagrimal y arco de las cejas, y un toque de máscara de pestañas en las superiores, conseguirás un aspecto único, radiante y de porcelana. ¿No me crees? Pruébalo y luego me cuentas.

La vida es más bella con un toque de luz. ¡Nos vemos en el próximo post!

¿Te resultó útil esta entrada de blog?
Publicado en: Maquillaje