Blog

Últimas entradas del blog

¿Cómo usar los autobronceadores?

Los autobronceadores son una buena solución para satisfacer la necesidad de lucir una piel bronceada sin sufrir los efectos secundarios de la exposición continua a los rayos solares o artificiales, como las manchas y el envejecimiento prematuro de la piel.

Las primeros autobronceadores que salieron al mercado dejaban manchas en la ropa y el tono de la piel no parecía nada natural, con tonalidades amarillas y naranja. Hoy en día las formulaciones han mejorado muchísimo y consiguen un acabado muy natural.

Índice de contenido:

¿Qué son los autobronceadores?

Los autobronceadores tiñen la capa más externa de la piel sin necesidad de exponerla al sol y su efecto es pasajero. Fueron creados para aquellos/as que tienen la piel sensible y no pueden exponerse mucho tiempo a los rayos del sol. Aunque tengas la piel clarita, gracias a los autobronceadores puedes conseguir un bonito bronceado, los 365 días del año. Estos productos están cada vez más avanzados y logrados.

El principal ingrediente activo es la dihidroxiacetona (DHA), que proviene de plantas como la caña de azúcar. Dependiendo de la formulación, puede dar una coloración anaranjada o tostada. Es preferible probarlo en una zona poco visible antes de aplicar por todo el cuerpo, para asegurar.

Precauciones

Ten en cuenta que los autobronceadores no protegen del sol, a no ser que en la formulación contengan filtros UVA y UVB. Aun así, no te fíes, puede que el factor de protección no sea el adecuado. Por tanto, aunque la piel parezca que está bronceada, debes usar un protector solar adecuado.

El uso de los autobronceadores es totalmente seguro, no causan ningún perjuicio a nuestra piel, y sus efectos son temporales. Puedes usarlos todo el año. Si tienes la piel sensible, debes revisar los ingredientes que contiene el producto.

Tipos de autobronceadores

Tenemos muchas maneras de clasificar los autobronceadores.

  • Por Zona de aplicación: Hay autobronceadores para el rostro, para el cuerpo y para ambos. No uses nunca un autobronceador para el cuerpo en el rostro, ya que la piel es más sensible y puede ser demasiado agresivo.
  • Por concentración de DHA. Debe figurar en el envase. Cuanto más claro tengas el tono de piel, menos concentración de DHA debe tener. La concentración de DHA oscila entre un 2% y un 15%.
  • Formato: La puedes encontrar en forma de crema, gel, loción o toallitas. En realidad, es una cuestión de gustos, aunque si nunca has aplicado un autobronceador, mejor elige una textura en loción ya que tardan un poco más en absorberse en la piel, y así podrás corregir si has aplicado en exceso una zona.
  • Por el tiempo en dar resultados: los autobronceadores progresivos logran dar el bronceado de la piel de forma gradual, y producen un acabado más natural. En cambio, con los autobronceadores instantáneos logras un bronceado más rápido, y son perfectos para ocasiones especiales.

Cómo aplicar el autobronceador

Lo primero que debemos hacer antes de aplicarnos estos productos es una exfoliación, para retirar las células muertas. Así, el bronceado quedará más uniforme. Es suficiente hacer una exfoliación una vez o dos cada semana.

La piel debe estar bien hidratada. Hay autobronceadores que contienen propiedades hidratantes, con las que obtienes un tratamiento de belleza todo en uno.  De todas maneras, si usas tu crema hidratante habitual, es recomendable esperar como mínimo media horita antes de aplicar el autobronceador, para que la piel absorba el tratamiento.

Antes de aplicar el autobronceador, la piel debe estar bien limpia y seca. Extender una cantidad de producto no demasiado grande y masajear sin descuidar ninguna zona. Debemos tener cuidado con los codos, rodillas, palmas de las manos y plantas de los pies, ya que son las zonas que más color cogen. Es imprescindible usar guantes para no colorear en exceso las palmas de las manos, algo que no va a quedar nada natural.

La aplicación ha de ser constante, y preferiblemente por la noche.

Estas normas son aplicables en la mayoría de los casos, pero recomendamos leer cuidadosamente las instrucciones del fabricante, que prevalecerán sobre cualquier recomendación que te puedan hacer.

¿Te resultó útil esta entrada de blog?
Publicado en: Cosmética